Exigencias de la juventud para la COP26

Loss and Damage Youth Coalition

A medida que la COP 26 se acerca, los gobiernos alrededor del mundo aún no se esfuerzan por limitar el calentamiento global a 1,5°C por encima de los niveles pre-industriales. De hecho, el gobierno del Reino Unido apoya la expansión de combustibles fósiles mediante  propuestas como la de la mina de carbón de Cumbria y el campo de petróleo de Cambo, a pesar de que la ciencia indica que la expansión de combustibles fósiles no es compatible con un clima seguro.

Las compañías de combustibles fósiles se han beneficiado inmensamente de la extracción de carbón, petróleo y gas, y han presionado a políticos para continuar incrementando sus ganancias a costa del bien público. Mientras tanto, las comunidades en la primera línea de la crisis climática están perdiendo su calidad de vida y hasta sus propias vidas, sufriendo daños de infraestructura y en sus hogares.

Las Pérdidas y Daños causados por el cambio climático no son un problema del futuro – están sucediendo ahora. La creciente frecuencia y gravedad de desastres climáticos, como inundaciones, huracanes e incendios forestales, están impactando a personas en todo el mundo a una escala nunca antes vista. Una estimación reveló que el costo global de Pérdidas y Daños generados por el cambio climático fue de $210 billones de dólares para solo el 2020, el cual no incluye las pérdidas que no pueden ser medidas con dinero. Mientras que todos somos afectados por el cambio climático, países y comunidades en el Sur Global1 se ven impactados desproporcionadamente. Pese a contribuir muy poco al cambio climático, las personas más pobres del mundo son las que más son golpeadas por este, y las que tienen menos recursos para sobrellevar Pérdidas y Daños.

Durante muchos años de negociaciones, los países pudientes le han dado continuamente la espalda a países en necesidad y han bloqueado efectivamente toda solicitud de financiación dirigida a la recuperación tras Pérdidas y Daños. Los países más ricos son los que más han contribuido a la creciente crisis climática a través de su contaminación histórica y actual. Los países y compañías más contaminantes tienen una deuda climática con el Sur Global, y lo mínimo que los países ricos deberían hacer es proveer financiación y apoyo técnico para Pérdidas y Daños.

Los gobiernos actuales dejan un clima inseguro a la juventud y a futuras generaciones. El informe del IPCC de Agosto 2021 ha hecho sonar una alarma debido a lo que científicos y defensores del clima han advertido desde hace muchos años: que la influencia humana ha calentado el planeta indiscutiblemente, y que las Pérdidas y Daños provocados por el clima se volverán más graves y más frecuentes en los próximos años. Tememos por nuestro futuro y por el futuro de nuestros hijos e hijas. Lamentamos la pérdida de biodiversidad, de ecosistemas y de especies. Estamos enojados de que nuestra generación deba soportar esta carga cuando la ciencia ha sido clara desde hace décadas.

Loss and Damage Youth Coalition (La Coalición Juvenil de Pérdidas y Daños) exige el fin de la hipocresía y la negación de nuestro derecho a un clima seguro. Hacemos un llamado a los gobernantes de todo el mundo para corregir esta injusticia intergeneracional. La COP 26 debe marcar el fin de la inacción en Pérdidas y Daños. Hacemos un llamado a los gobiernos para: 

  1. Parar el retraso, rechazo y bloqueo de progreso en acción climática – ¡actúen ahora ante Pérdidas y Daños!

Los Estados deben actuar urgentemente respecto a las Pérdidas y Daños del cambio climático a nivel internacional, nacional y local. Pérdidas y Daños debe volverse una sección permanente en el plan de acción de todas las negociaciones de la CMNUCC (UNFCCC en inglés) para que sea parte de la lista de prioridades. 

  1. Hacer de las Pérdidas y Daños una prioridad en la COP 26, designando a un “Champion” (mediador) de Pérdidas y Daños.

La presidencia británica de la COP 26 debería designar un “Champion” en Pérdidas y Daños para hacer presión y progresar en esta COP y en próximas negociaciones. Esta persona designada debe crear espacios de discusión y acción, abordando las necesidades de los países y comunidades del Sur Global. El “Champion” en Pérdidas y Daños debe escuchar las exigencias de la juventud y las comunidades de primera línea más afectadas por los impactos del cambio climático. 

  1. Asegurar un trillón de dólares en financiación para Pérdidas y Daños durante los próximos cinco años. 

Las Pérdidas y Daños ya están costando cientos de billones de dólares cada año, y en los países del Sur Global se espera que en el 2030 alcancen los $300-600 billones. Entregando un trillón de dólares durante cinco años ayudaría a los países en el Sur Global a atender la necesidad actual y a futuro frente a las Pérdidas y Daños. Los gobiernos pudientes deben asegurar una financiación pública adicional y novedosa en forma de concesiones, no prestamos, y esta debe llegar a los países y comunidades más afectadas tan pronto como estas sean impactadas. La financiación para Pérdidas y Daños debe venir separada de financiación para la adaptación y el desarrollo.

  1. Ponerle impuestos a los grandes contaminadores para pagar la deuda de Pérdidas y Daños. 

Las industrias y corporaciones más responsables por causar la crisis climática deben pagar por las Pérdidas y Daños. Como parte de una transición justa dejando los combustibles fósiles, los gobiernos deben cobrar impuestos a compañías de combustibles fósiles por cada unidad extraída de combustible fósil, y usar este dinero para pagar Pérdidas y Daños. Las comunidades de primera línea que afrontan los peores impactos de Pérdidas y Daños provocados por el cambio climático deben ser compensadas por el daño que grandes contaminadores han causado y continúan causando.  

  1. Operacionalizar un Mecanismo de Santiago (Santiago Network en inglés) en Pérdidas y Daños que funcione para el pueblo.

Aseguren que el Mecanismo de Santiago es operacionalizado de manera justa y equitativa, proveyendo oportuna y adecuada asistencia, conocimiento y recursos en el territorio para países y comunidades particularmente vulnerables a los impactos de Pérdidas y Daños. El proceso de operacionalización del Mecanismo de Santiago debe ser impulsado por las Partes y debe atender las necesidades de los países más afectados por los impactos de Pérdidas y Daños. 

  1. Centrar las voces de la juventud en las negociaciones de Pérdidas y Daños. 

Incluyan juventudes mundiales, particularmente aquellas del Sur Global y de comunidades históricamente excluidas, en negociaciones de Pérdidas y Daños. La CMNUCC debe establecer un comité asesor de juventud de Pérdidas y Daños para formular una visión y un plan para abordar los impactos climáticos de una manera significativa.


1Cuando decimos Sur Global, nos referimos a países en desarrollo y de bajos recursos que son destinatarios de financiación climática. Cuando decimos países pudientes o ricos, nos referimos a países industrializados con grandes economías. No hay solo una manera para referirse a categorías de países que adecuadamente reflejan las complejas diferencias entre estas, así que estas categorías actúan como aproximaciones. Las categorías usadas están estrechamente alineadas con las categorias de paises de la CMNUCC en países del Anexo I (desarrollados) y del no-Anexo I (en desarrollo). 

*CMNUCC: Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

%d bloggers like this: